Aceite de CBD: Usos, beneficios, efectos adversos y más

Este producto ha cobrado una enorme popularidad para el tratamiento de múltiples afecciones. Su uso es de vieja data y se cree que el emperador chino Sheng Nung, lo utilizaba para tratar diversas enfermedades. Sin embargo, el aceite de CBD es un derivado del cannabis, por lo que su uso es poco conocido.

¿Qué es el aceite de CBD?

Lo primero que debes saber es que el CBD es una de las tantas sustancias que se extraen de la planta cannabis. No posee propiedades psicoactivas ni produce euforia o el conocido subidón de la marihuana.

El CBD es un concentrado espeso que se mezcla generalmente con aceite de cáñamo o coco y las concentraciones varían de acuerdo con su finalidad. Según la Organización Mundial de la Salud no produce efectos adictivos o secundarios graves y puede ser beneficioso su uso adecuado.

Es cierto que el estigma impuesto a la planta cannabis ha afectado múltiples estudios a largo plazo, sobre los beneficios medicinales que tiene. A pesar de esto, su uso para el tratamiento de dolencias está en franco crecimiento y diariamente surgen nuevos productos a base de esta sustancia.

aceite de CBD

Beneficios del aceite de CBD

De acuerdo con sus productores y usuarios el CBD cuenta con muchos efectos terapéuticos, sin embargo, aún se encuentran en curso los estudios científicos en esta área, con la intención de demostrar que los beneficios a obtener son mayores que los riesgos, ya que no se trata de una sustancia nociva o psicoactiva.

Algo que si es completamente cierto y verificable es su popularidad, que ha incrementado recientemente. Como consecuencia de ello han surgido productos y líneas de investigación relacionadas con su aplicación para el tratamiento de múltiples enfermedades. Los principales tratamientos con CBD son los siguientes.

  • Alivio del dolor, gracias a su interacción con los neuroreceptores de este tipo en el organismo.
  • Coadyuvante en el tratamiento del Alzheimer, su uso prologando ha demostrado controlar los síntomas como la agitación, agresividad y en general el déficit cognitivo.
  • Coadyuvante en el tratamiento del Parkinson, reduce en gran medida los efectos de esta enfermedad como dolores, temblores, falta de sueño y movilidad reducida.
  • Coadyuvante en el tratamiento del acné, el aceite de CBD mantiene la piel hidratada y controla las glándulas sebáceas.
  • Coadyuvante en el tratamiento del cáncer, el aceite de CBD ha mostrado ciertas potencialidades para el tratamiento de esta enfermedad pero los estudios aún no son concluyentes. Lo que sí está demostrado es que reduce y controla los efectos secundarios de la quimioterapia y algunos malestares
  • Coadyuvante en el tratamiento del enfermedades cardiovasculares, ofrece muchos beneficios para el corazón, el mejoramiento del flujo sanguíneo y la circulación. Los más destacados es el control del azúcar en la sangre y la presión arterial.
  • Coadyuvante en el tratamiento de la bipolaridad, las personas que usaban el aceite sufrían de menos trastornos, mejoraron su estado de ánimo y redujo el deterioro mental.
  • Manejo del estrés postraumático, es muy recomendado para personas que sufren pesadillas o problemas generados por experiencias traumáticas. Gracias a que ayuda con el aumento de la serotonina y anandamida.
  • Tratamiento de los espasmos musculares, el aceite de CBD ha demostrado ser un excelente relajante muscular. Reduce la rigidez, el dolor e incrementa la movilidad del paciente.
  • Coadyuvante en el tratamiento de la leucemia, los investigadores están convencidos de la capacidad del CBD para incrementar la supervivencia de estos pacientes. Puede atacar las células afectadas por medio de los receptores e incluso podría reducir el avance de la enfermedad.

Además de estos, existen muchos más beneficios del aceite CBD, los cuales se encuentran aún en estudio para verificar su eficacia. Puedes ampliar esta información en El cannabidiol CBD y sus múltiples beneficios.

Posibles efectos adversos

El uso del aceite CBD puede generar algunos efectos adversos, lo cuales varían de acuerdo con cada paciente y a la dosis suministrada del producto. Los efectos más comunes son los siguientes.

  • Cansancio.
  • Diarrea
  • Apetito irregular.
  • Cambios de humor.
  • Náuseas.
  • Cefaleas.
  • Resequedad de la boca.

En la mayoría de los casos los efectos secundarios están asociados a la extracción y producción del aceite, no propiamente al CBD. Debido a la falta de regulación del mercado y estudios científicos es difícil controlar estos procesos.

aceite de CBD

¿Qué debes tener en cuenta antes de comprar aceite de CBD?

Alrededor del consumo de CBD existen muchos mitos y preocupaciones, algunas de ellas reales y otras infundadas. A continuación, conocerás algunos aspectos que debes evaluar antes de adquirir el aceite de CBD.

  • Control de calidad: averigua si el aceite de CBD que vas a comprar ha sido elaborado siguiendo estándares para garantizar su calidad. Por lo general los productores colocan esta información en su web.
  • Porcentaje de concentración: debes conocer cuál es el nivel real de concentración de CBD en el producto. En muchos casos puedes encontrar aceites mal etiquetados, bien sea en ingredientes o concentraciones.
  • Origen: el CBD se puede extraer de flores de cáñamo aunque más comúnmente de la planta cannabis. Lo ideal es que la fuente sea de origen natural y que se haya cultivado sin productos químicos.
  • Forma de extracción: existen varios métodos para su extracción en algunos casos se emplean químicos y luego el CBD debe pasar por un proceso de limpieza exhaustivo. Lo recomendable es el uso de etanol orgánico, es la opción más sana.
  • Beneficios milagrosos: desconfía de aquellos productores que mercadean el aceite de CBD ofreciendo beneficios exacerbados o imposibles.

En resumen, lo ideal es que adquieras el aceite de CBD con un productor confiable, con experiencia y trayectoria en el mercado para garantizar su calidad. En la tienda online The Real CBD puedes adquirirlo con total confianza tan solo debes hacer clic aquí.

Conclusiones

Si bien es cierto que su uso se encuentra restringido en muchos países, esto no ha detenido al mercado millonario detrás del consumo del producto ni tampoco a los consumidores que se han visto beneficiados con él.

Algo demostrado es que la marihuana se ha empleado para tratar enfermedades desde hace más de 3.000 años. Lo que se requiere para avanzar en este campo son estudios formales sobre sus beneficios, posibles efectos secundarios, dosis recomendadas y mejores usos para el producto.

Es fundamental que se separe el uso como droga y su aplicación para el tratamiento de dolencias en pacientes incluso crónicos. De esta manera, sería posible que más personas aprovechen sus múltiples beneficios sin poner en riesgo su salud.

Deja un comentario